martes, 3 de agosto de 2010

Martyrs: Gore, tripas y demás cosas bonicas

 Cuando escuché hablar de ella me entraron ganas locas de verla: en Sitges tenían ambulancias fuera de la sala, por el contenido explícito de las escenas de violencia. Más tarde, y debido a que en nuestro país tenemos de media el nivel cultural de Belén Esteban (y alardeamos de ello) descubro que la película no será distribuida en España, y encima, con la noticia de la calificación X de SAW 6 en nuestro país, pues casi nos podemos ir olvidando de ver Martyrs en pantalla grande. 

Así que opté por lo más practico: Internet (con una calidad lamentable) y tiempo después, tirar de tiendas online. Adquirí la peli en BLU RAY por 8 € (en DVD esta por 7€) junto con otro film olvidado de las salas, H2, de Rob Zombie, y bueno, la impresión que me dio fue la primera vez que la vi: que lo de las ambulancias, los mensajes de advertencia en varios festivales de que la película puede herir la sensibilidad y bla bla bla es puro marketing. No vamos a negar lo evidente: la película es fuerte, pero porque parte de una violencia realista, y no exagerada, como en SAW.

"Me niego a hacer comentarios sobre la regla"

Para meter en materia, la historia trata sobre una niña, Lucie, que escapa de un secuestro. Años más tarde, esta misma joven irrumpe en la casa de campo de un matrimonio con sus dos hijos armada con una escopeta y asesina a sangre fría a todos los componentes. Todo esto en los 10 primeros minutos. El resto, escenas más o menos terroríficas, como un extraño ser que se aparece a Lucie, su lucha contra la locura… llevamos media hora de película y no sabemos muy bien a donde nos quieres llevar con toda esta historia de venganza, secuestros y asesinatos.

"Si bonita, tu corre, que ya la liarás parda en uno años..."

Al final todo se reduce a una versión europea y “hardcore” de Hostel, con ideas propias (como el origen de los secuestros, que no diré). Eso si, es bastante impactante, pero por el realismo con el que se plasma todo en pantalla, nada de humor negro, nada de medias tintas. Aquí no se distingue entre edades ni sexo (mueren dos adolescentes de manera bastante explicita y cruel), así como tampoco se distingue el mensaje que quiere dar el film ¿la violencia engendra violencia? ¿Puro disfrute gore? Desde luego, pero también bastante plomizo en ocasiones. Como indico, el film carece de cualquier sentido del humor (típico del horror Francés), pero como en otras obras similares, como la también francesa A L'interieur, la idea principal es no dejar indiferente a nadie, con esa brutalidad extrema que tanto gusta (y horroriza) a muchos.



Abrazos grandes.

3 comentarios:

  1. Qué bien escribes, y qué convincente suena todo :-)

    ResponderEliminar
  2. Me han entrado ganas de ver la película!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar